Cuando utilizas el guiño “:3” después de cualquier cosa suele tornarse “tierno” por ejemplo: Pendeja :3 

Vez así puedes “desahogarte” o en su defecto decir lo que piensas sin que suene tan “grotezco”, fin.